Jaro

28-01-15

Jaro es un Pointer adiestrado en la especialidad de explosivos, jubilado en el año 2014 con 11 años de edad y adoptado por una familia de Italia.

Este perro se encontraba en un estado anímico deprimente y con gran cantidad de heridas en su cuerpo, provocadas por el cemento y la humedad del canil. Se logró encontrarle una familia en la ciudad de Varese, en Italia, que quiso adoptarlo desde el primer momento. Este es otro gran ejemplo de la enorme mejora en la calidad de vida que ha supuesto la jubilación y adopción para este perro. Y como una imagen vale más que mil palabras, se puede observar claramente el estado de letargo en el que estaba sumido de forma casi continua y el lugar donde vivía para poder compararlo con el aspecto actual.

Todas sus heridas han sanado y su estado de ánimo ha mejorado de forma radical.

 

El antes y el después

 
   
   

« Curro Mongui »